Recordando a los héroes de España.

Texto cortesía de Rincewind237.

Este día es otro de esos días para recordar ocasiones importantes que cayeron bajo un olvido colectivo; cuando las vidas de dos hombres, valientes como nadie, se apagaron y cayeron. Dos hombres movidos por la nobleza de sus causas, el amor a sus naciones y la necesidad de actuar ante la amenaza que caía sobre todo lo que alguna vez consideraron bueno, bello y verdadero.

Uno fue idealista, un hombre valiente como Amadís, que buscó enaltecer el honor de su padre una vez más al entrar al nefasto mundo de la política de la segunda república. El otro fue un curtido militar que tenía dudas de la república a la cual servía, cuestionándose si hacía lo correcto. Ambos al final se enfrentaron a un destino, valientemente y gallardamente, aunque fuera José Antonio inmolado y muerto frente a ello.

José Antonio fue un gran muchacho. Quiso limpiar el honor de su padre, caído en desgracia frente a la sociedad de la época por injusticias a su gestión. Intentó calcar al fascismo como una moda, y aún así, recibió sinsabores de las gentes de su partido; eso no le quitó la ambición de intentar, frente a todo, limpiar el legado inculpado de su padre y de la férrea devoción católica que tenía él inculcada y defendía a pesar de cualquier imperfección política que tuviese. Fue, a pesar de todo, un caballero ejemplar que recorrió toda una odisea personal por el honor de su familia, lo que se tradujo en un amor total a su patria, terminado tan tempranamente en una cárcel en 1936.

Francisco Franco por su parte, fue un hombre sobrio. Como militar de su época que fue, hizo todo lo que estuvo en sus manos para no quitar el cauce que tomaban las ideas que intentaron sanear su nación tras su victoria. Contra un liberalismo caducado y el comunismo internacional que quería tener aguas calientes en el Mediterráneo. Careciendo de inteligencia política (que fue compensada por su valía militar) intentó y consiguió en menor medida juntar los tres grupos diferentes de la España alegre y victoriosa, evitó entrar a otra guerra sangrienta a su pueblo frente a quienes se presentaron como sus salvadores, y aún así, con todo lo que hizo por España, fue traicionado y engañado por quienes creían que eran sus allegados. Su mayor error: ser un lealista a una rama de nobles que sólo pensaron en ellos y nunca en su nación. Aún así, siempre tuvo fe y valores cristianos, hasta en los momentos más oscuros.

Franco, como caudillo de España, inspiró a muchos otros grandes hombres, incluidos los de la América hispana, para llevar a sus países por el camino del gobierno honesto, del amor patrio y de la unidad nacional.

José Antonio, con su ejemplo, nos deja ejemplo a nosotros, quienes alejados del Poder buscamos el cambio necesario en nuestras naciones, en nuestras familias y en nosotros mismos.

Tengamos en honra a estos dos personajes, a estos héroes de España, y recordemos tanto sus logros como errores, al igual que a tantos caídos por España que ambos inspiraron.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s