Entre Dios y los demonios.

Nicaragua, nación eminentemente cristiana, católica por excelencia, de raíces hispánicas que moldearon nuestra esencia e idiosincrasia desde que recibimos el Evangelio y la Cruz en nuestro descubrimiento hace ya quinientos años; consagrada a los inmaculados Corazones de Jesús y María y sumida en las tinieblas del demonio y sus huestes desde aquel funesto julio de 1979, cuando los infames instauraron el comunismo y todas sus perfidias a punta de plomo, sangre y sacrificio de hermanos, nicaragüenses inocentes.

Luego de tanto calvario que continuamos aún hoy padeciendo por sus manos, queda claro que lo peor que nos ha ocurrido en toda nuestra historia es haber sucumbido en manos del sandinismo, ideología de la deshonra y la muerte. S.S. Juan Pablo II, quien propiamente sufrió en su primera visita (1983) las burlas y sacrilegios por parte de las turbas, dejó claro que como país estábamos sufriendo “una noche oscura”, misma que no ha cesado desde entonces. Ya sea desde el gobierno, controlando en primera instancia el poder o “desde abajo”, moviendo sus bases y amaestrados para desestabilizar al Estado y hacerlo ceder ante sus caprichos, el Frente sandinista no ha cesado ni un solo instante en continuar flagelando a los nicaragüenses.

Y en medio de su saña siempre ha habido un enemigo declarado al cual no dejan de hostigar: la Iglesia. El sandinismo es eminentemente anticlerical y anticatólico, desde su fundamento ideológico hasta su praxis; su doctrina no puede interrelacionarse con la Catequesis Eclesial, es inconcebible, por mucho que quieran hacer creer lo contrario para tratar de ganarse a unos cuantos incautos que creen que de verdad pueden ser “cristianos, socialistas y solidarios”, no se puede ser marxista-leninista y cristiano, métanse eso en la cabeza. Y ellos mismos lo tienen claro, por eso sus ataques y blasfemias son recurrentes. Satanás vive en ellos y es quien los impulsa.

Para nadie es un secreto, por mucho que lo quieran solapar, que las recientes profanaciones a diferentes iglesias católicas (todas perteneciente al gobierno eclesiástico de la Arquidiócesis de Managua) en donde hasta el Santísimo Sacramento ha sido ultrajado y cuyo fatídico culmen fue la destrucción de la histórica imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral metropolitana de Managua, fueron perpetrados por simpatizantes del sandinismo; profanaciones que no son novedad, incontables iglesias fueron vejadas antes, durante y después de su estancia en el poder en la década de los ochenta, sacerdotes y obispos amenazados, y demás desgracias donde siempre la constante, en todos los casos, era que las víctimas comulgaran con la fe católica.

Nicaragua continúa consternada luego de este trágico suceso, para los católicos resultó ser un golpe duro que aún no digerimos. Atacar directamente a la Iglesia del Señor siempre reclama venganza, sin embargo, los aprovechados, arribistas políticos, que como buenos fariseos ponen caras tristes con tal de quedar bien y echarse a la bolsa con sus falacias a uno que otro feligrés que les cree, han aprovechado el acontecimiento para salir públicamente a rasgarse las vestiduras gritando “estar tristes e indignados”, ¡FALACES! Sepulcros blanqueados, a como diría el propio Cristo, que por fuera lloran y arrugan las sienes falsamente, pero por dentro siguen odiando visceralmente a la Iglesia y sus ministros, que esperan llegar al poder para atropellarla y amordazarla igual o peor que el actual gobierno. Los nicaragüenses no olvidamos que ellos también son sandinistas, que muchos de sus líderes son los mismos que mandaban a dinamitar iglesias y amenazar a sacerdotes en los ochentas y noventas. No pasamos por alto que son los principales promotores de tanta ideología de muerte y degeneración social, impulsadores de la sodomía y el aborto y demás perturbaciones que quieren importar en nuestra nación para engatusar y corroer a nuestros hijos y familias. Feministas hipócritas que se sonríen al ver que en países como México, Chile, Argentina o Francia queman iglesias, atacan y golpean a sacerdotes mientras acá quieren mostrarse como aliadas de buena fe, ¡FALSAS! En ustedes no creeremos porque sabemos bien lo que buscan, son mentirosas y esperan que la noche vuelva a caer para entrar y borrarlo todo. Odian la Cruz y no descansarán hasta verla quemada y destrozada como está ahora en funesto cuadro nuestra preciosa Sangre de Cristo.

Albarda, eminentemente católica, fundamentada en la Doctrina Social de la Iglesia, se lamenta profundamente por lo acaecido en nuestra Catedral y demás iglesias a lo largo del país y del mundo. Somos católicos, somos nicaragüenses y nuestra alma está igualmente rasgada como la de nuestros obispos y hermanos que miran con terror de lo que son capaces los malvados en el poder. Pero también somos perspicaces, vemos más allá, no nos dejamos engañar por falsos lamentos. Sabemos que los que quieren llegar al poder, esos que osan autonombrarse como “Oposición” son cortados con la misma tijera y solo usan al inocente pueblo católico para llegar arriba y una vez allí pisarlo y perseguirlo. Perverso es el sandinismo con Ortega como el que dice no comulgar con él. Murillos y Baltodanos, Porras y Chamorros; todos son enemigos de Nicaragua, enemigos de Dios y su pueblo, sedientos de su sangre y ansiosos por crucificarnos; pero sabemos que Jesucristo está de nuestro lado y si estamos con Él, con Él nos basta.

Confiamos en el misericordioso e infinito amor de los Sagrados Corazones de Jesús y María que miran con bondad a su Patria Nicaragua, que no la dejarán sola y que pronto la librarán de toda perversidad, a como una vez nos prometió en Cuapa:

Yo como Madre ruego al Padre que tenga misericordia de ustedes mis hijos. Hagan lo que les digo (rezar el rosario y hacer penitencia) y mostraré una vez más que yo vencí a Satanás. Si ustedes escuchan mis súplicas, Nicaragua será la luz del mundo.

¡En nuestra Patria, en nuestro suelo, es de María la nación!

¡VIVA CRISTO REY!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s